Tras el mecanizado se procede a realizar el lavado, el montaje de componentes y las pruebas de estanqueidad, rayos X e inspección visual de la pieza. Después solo queda embalar el producto y enviarlo al cliente.