El aluminio se eleva por encima de su punto de fusión para licuarlo. Una vez líquido, se trata para eliminar el gas y se le añaden los aditivos necesarios en función de la pieza. De forma paralela, se elaboran los machos de arena, encargados de conseguir en las piezas las complejas formas interiores.