Una vez líquido, el aluminio se introduce en el molde de acero específico de cada pieza. Después, tras su solidificación, la pieza es extraída de su molde. Finalmente, cuando está fría, se extrae la arena que formaba el macho.